ART LLOBET, UN FESTIVAL PREOCUPADO POR LA SALUD DE LA MÚSICA Y DE SUS AUDITORES

  • La música para guitarra enriquecida con visitas guiadas de los espacios referenciales de la ciudad de Barcelona

  • El festival recordó el genocidio chileno de hace 50 años con el estreno de Sinfonía Democrática en el Conservatorio del Liceu

Barcelona | 8 de noviembre de 2023 | 18:00h


Después de haber dedicado el festival a las variadas y extensas artes visuales, escénicas, musicales y literarias, en combinaciones originales con el instrumento de la guitarra que provocaron experiencias únicas y armoniosas que el espectador pudo disfrutar; este año quisimos hacer una parada interior, dirigida a la Salud de nuestra mente y cuerpo.

En la inauguración del festival empezamos con un ejercicio inicial dirigida al público asistente. Una especialista en fisioterapia musical nos instruyó con una tratamiento postural al que el oyente debió de considerar antes de la audición del concierto a cargo del ensamble Como era en un principio, proponiéndonos un diálogo entre el antiguo barroco español y las manifestaciones musicales indígenas de Latinoamérica.

Los siguientes domingos fueron para conocer la historia de las estructuras estratégicas de agua como fue la Torre de les Aigües del Besòs, transformado en un espacio cultural y un impresionante skyline de Barcelona. La música para guitarra fue a cargo de Carlos Cid y Alejandro Cordova, y el charango de Fabian Durán.

El público pudo asistir de nuevo a las sesiones solistas en guitarra a cargo de la ucraniana Yaroslava Ihnatenko, el mexicano Daniel Salceda y el canario Airam de Vera, ganadores de premios internacionales, en espacios patrimoniales y monumentales como fueron el Museu de la Música, la Biblioteca de Catalunya y el Palau Güell.

La sede del festival, el Salón de Arte Miquel Llobet del Casal Can Travi, volvió a hacer participe al público asistente a un experimento mental donde los artistas invitados, Francisco Botto y Javier Acosta, nos sumergieron en el imaginario colectivo explicado antes de sus audiciones. Los asistentes dibujaron mentalmente las notas que propusieron los guitarristas con música del barroco italiano hasta el costumbrismo latinoamericano.

La Fundació Conservatori Liceu i el festival Art Llobet se unieron para conmemorar los 50 años del fatídico golpe de estado en Chile, una catástrofe que plasmo el desaparecido compositor Nino García con su obra Sinfonía Democrática, interpretada por el concertista chileno Romilio Orellana acompañado fantásticamente con el ensamble formada por alumnos del propi Conservatori del Liceu.

Ya los míticos viernes conciertos de canto y guitarra que se realizan en el Centre Cívic Fort Pienc, volvieron a sonar a las voces de Alba Quinquillà y Marisa Martins acompañados a las guitarras de Laura Fontanals y Jaume Torrent, respectivamente.

El Conservatori Municipal de Música de Barcelona, sede del Certamen Llobet, volvió a vestirse de guitarra con dos grandes conciertos. Un concierto homenaje a Joaquín Turina con …


0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *