XPLORA LLOBET

Busquem tresors sobre Miquel Llobet: links, fotos, documents... Ens ajudes Xplorer!?

13 + 11 =

TWITTER LLOBET


XPLORA 1 | TXT

Nota biogràfica mecanitzada per Emili Pujol sobre Miquel Llobet, realitzat anys després de la seva mort i possiblement encàrrec d’alguna publicació.

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 1

Al correr de los años 83 y 84 del pasado siglo, las notas de un quinteto ambulante, alegraban las calles tortuosas y estrechas del Regomir, cuyos arcos y patios mutilados son todavía vestigios de tiempos lejanos henchidos de valor y de hidalguía.

El quinteto Armadá, constelación sonora que hacía su aparición en el barrio todos los jueves, ejercía atracción de imán sobre un pequeño colegial que por oirles, rezagaba al salir de la escuela, su regreso al hogar. Cuando su padre, angustiado por la tardanza salía a su encuentro, bastábale atisbar en la calle los ecos de la música para saber hacia dónde debía dirigir sus pasos. E, infaliblemente, frente a los músicos, cuando el pequeño

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 2

…colegial, absorto de embeleso, veía aparecer su padre, lejos de temer el castigo, cruzaba su índice sobre los labios imponiéndole silencio.

Miguel, que así se llamaba el filarmónico precoz, había nacido en la casa numero 3 de la Palma de San Justo, el 17 de Octubre de 1878 y era hijo de D. Casimiro Llobet, escultor de imágenes y de Doña Joaquina Solés, su esposa.

Bajo la razón social Llobet y Renart, había abierto sus puertas junto a la capilla de San Cristobal, un establecimiento de escultura religiosa, cuyo taller fue siempre centro de reunion de artistas. El ambiente era en él, palpitante de arte. Esculturas, dibujos y pinturas, eran siempre motivo de comentarios e impresiones que irradiaban vibración espiritual. Entre los más asiduos, el Sr Llabrés, de romántica y pictórica silueta, atraía obsesionadamente la admiración contemplativa del pequeño Miguel, igualmente sen-

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 3

…-sible a la fuerza emotiva del ritmo y el sonido, que a la de la línea y el color.

Miguel Llobet había nacido artista; y artista excepcionalmente dotado, que encontraba sin esfuerzo la expresión inmediata de su personal concepción. No faltó entre sus allegados quien, presintiendo el prodigio, pusiera un día en sus manos una guitarra y ello fue la revelación inmediata de una naturaleza eminentemente musical. Poco tiempo bastó para que aquel niño agotara toda la experiencia y arte de D. Magín Alegre, uno de los mas destacados profesores de su tiempo, a la vez que obtenía en la Escuela Municipal de Música, el primer premio de solfeo. Igualmente dotado para la pintura, pocas correcciones fueron necesarias al profesor Torres Casana para que quedasen en varios apuntes, la clara visión y el seguro trazo de una maestría sorprendente. Con la misma sumisión iban rindiéndose a su faci-…

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 4

…-lidad, el piano, el violín, los colores y pinceles, mientras su espíritu acentuándose de claridades, se afianzaba en la razón.

En 1889, oido en casa de Ribot y Alcañiz por el maestro Tárrega, escuchó de esté, los más alentadores elogios. Asistía a cuantos conciertos daba la Banda Municipal y no perdía audición pública o privada donde pudiese escuchar buenos artistas. La música iba tomando preponderancia en su vocación. Un concierto dado por el famoso guitarrista Manjón, causó profunda huella en su ánimo. Tárrega fue poco después, la suprema revelación que poniendo término a sus dudas le señalo el camino que, para bien del arte, había trazado Dios a su existencia.

Desde entonces, teniendo a Tárrega por guía y perfección de su arte, empezaron sus primeras actuaciones coronadas por éxitos rotundos en los más importantes centros artísticos de la ciudad. Siguieron a éstos, otros…

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 5

… igualmente clamorosos en los conservatorios de Valencia y Malaga; luego en Sevilla, y otras ciudades españolas, hasta que, en 1902, su aparición en el teatro de la Comedia de Madrid y Palacio Real, consagraron su fama de gran artista.

Instalado en París desde 1905 y logrando imponer su arte en los centros musicales más herméticos de Francia y demás países de Europa, su propia celebridad le llevó varias veces a los Estados Unidos y América del Sur.

Admirado como uno de los mas famosos artistas contemporáneos, recibió en homenaje, páginas de eminentes compositores que le habían sido dedicadas.

Llobet vino al mundo del arte en ese momento crepuscular del romanticismo, en que el artista encarnaba la espiritualidad de su obra y el virtuoso aparecía como un elegido de Dios para transmitir a los hombres el encan-…

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 6

…-to de la música. La chispa del genio que daba la posibilidad de lo increíble, no había revelado todavía al publico, la razón fisiológica de la técnica. Las investigaciones no habían influenciado aun de fidelidad las interpretaciones. El artista tenia que ser hábil, de feliz intuición para adueñarse del público. Llobet, valiéndose de sus privilegiadas facultades, arrebató de entusiasmo a cuantos públicos le oyeron.

Dotado de felicísima memoria, recordaba no solamente las obras guitarrísticas mas interesantes de cada autor, sino las del repertorio clásico y romántico, instrumentales o sinfónicas y en cada una de sus partes. Conocía minuciosamente la obra wagneriana en su desarrollo temático y orquestal.

Asimismo conocía por haberlas admirado en sus multiples viajes, las obras cumbres de la pintura universal.

Su arte era reflejo de una continuada contemplación sensible, vivificada por ese culto interno que va destilando a través de reacciones comparati-…

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 7

…-vas, los definitivos valores.

su sentido crítico, apoyado en las experiencias de una observación sutil y en un criterio de perfecta ecuanimidad, era siempre de indiscutible justeza.

En oposición a la estética de Tárrega, Llobet daba a la guitarra un sentido moderno. Aquel, enamorado del cuarteto clásico, hubiera hecho de las seis cuerdas de su instrumento, una sola unidad. Llobet, atraído por la diversidad de timbres de la orquesta, hubiera hecho de cada cuerda, una guitarra distinta.

Entre sus obras, de exquisita y habilísima factura y de virtuosidad audaz, figura una colección de melodías populares, primorosamente armonizadas, que un grupo de admiradores, en homenaje a su memoria, se proponen editar. Estas composiciones marcan el nuevo paso que incorpora la guitarra, dúctil como ningún otro instrumento al sentido artís-…

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 8

…-tico de nuestros tiempos.

Infinidad de obras de autores españoles y extranjeros adaptadas a una y dos guitarras, así como las “Siete Canciones” de Falla para guitarra y canto, completan su producción.

De sus enseñanzas han surgido en Europa y America notables concertistas que continuan con éxito la tradición de su arte.

Miguel Llobet había nacido bajo el signo de feliz estrella. su vida se deslizó hasta el borde de su ocaso, bajo un cielo luminoso y alegre, sin que ninguna contrariedad se opusiera a la satisfacción de sus más ávidos deseos. No conoció las angustias de una situación económica difícil, que para tantos artistas fue tormento. Se casó con la mujer que admiraba y quería, la eminente pianista Ana Aguilar, tuvo una hija, Miguelina, que fue el complemento de su felicidad; y no penetro el dolor profundo en su alma hasta que en 1912, perdió a su madre.

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 9

Hombre de previsión, voluntad y orden en sus ideas y propósitos, supo encauzar sus aspiraciones a la máxima elevación de su ideal; y, sin apartarse del camino que sus rectos principios le trazaran, sin otro apoyo que el de sus propios méritos, logró un puesto de honor entre los mas eminentes artistas de su época y marcó en su arte, un surco de imperecedera personalidad.

Su inteligencia hubiera podido dar, asimismo, un gran pintor y aun equivalentes resultados dentro de otras actividades; pero el arte había penetrado en él como penetra la luz en los ojos; como creados el uno para el otro. El artista no tuvo qué formarse; estaba hecho.

Lo extraordinario en ese caso, es encontrar unidas en un mismo temperamento, una sensibilidad de artista que conmueve o arrebata con sus ejecuciones y la serenidad que permite ver sin nebulosidades y analizar sin titubeos.

El espíritu de orden había hecho en él, un hombre de arraigadas costum-…

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 10

…-bres. Cada día al levantarse, estudiaba un par de horas; daba un corto paseo antes de comer; descansaba luego, dedicaba parte de la tarde a sus trabajos y asistía por la noche a conciertos, representaciones teatrales o a reuniones de amigos.

Su charla amenísima, inagotable y de constante interés, era como la voz de su pensamiento en marcha; y su ingenio agudísimo, fluido y refinado por su constante contacto con altas esferas sociales, exteriorizaba una nobleza y caballerosidad que hacían de su compañía un placer y de su amistad un galardón.

No por ser observador y analítico, dejaba de tomar parte de sus impresiones, su corazón. Insensiblemente iba adentrándose en él cuanto le rodeaba. Esta ciudad donde había nacido y que no podia dejar sin añoranza, con sus callejuelas del Regomir saturadas de su niñez y mocedad. esas torres de Santa…

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 11

Maria del Mar que vio a todas horas como vigías penitentes que marcan el sendero de eternidad y las invisibles huellas de seres queridos que se fueron para siempre… esa Catedral que festoneando el cielo parecía llamarle a cada encrucijada, y esas salas de conciertos donde tantos artistas pudo admirar y en las que con tanto entusiasmo fue aplaudido…

Ese rincón de mundo que tan metido tuvo en su corazón, un día ardió en llamas y sufrió la locura desenfrenada y caótica de la gran tragedia; y sintiendo el pisoteo de lo puro por lo soez, de la civilidad por la barbarie, de lo justo por lo egoístamente arbitrario, aquél corazón acostumbrado a querer todo lo que una razón elevada le dictaba, empezó a entristecer; a languidecer… Con él fue cediendo sin enfermedad ni fiebre, la fuerza vital de aquél cuerpo, hasta que el alma al sentirse insostenida, siguiendo el camino de aquellas harmonías que tantas veces habían surgido vibrantes de sus dedos, el 22 de…

Miquel Llobet por Emilio Pujol - Pàgina 12

Febrero de 1938, batió sus alas, com ellas, hacia los espacios puros y eternos de la gloria

XPLORA 2 | WEB

Fons Miquel Llobet de l’Arxiu del Museu de la Música de Barcelona. Amb més de 2500 documents (partitures, manuscrits, fotografies, cartes, postals, programes de concerts, articles, revistes, retalls de premsa).

XPLORA 3 | GALERIA

Selecció d’imatges sobre la vida de Miquel Llobet. Actualment és poden trobar online a la web de l’Arxiu del Museu de la Música de Barcelona

XPLORA 4 | YOUTUBE

Programa La Sonora (Canal 33) – 3 de novembre de 2014, 22:25h
Cançons catalanes com “El testament d’Amèlia” o “El noi de la mare” es canten arreu del món gràcies a Miquel Llobet, que va ser considerat el millor guitarrista del món al primer terç del s. XX.

XPLORA 5 | YOUTUBE

Miguel Llobet: enregistraments originals
Transmissió de ràdio de la dècada de 1980 en la qual Robert Spencer presenta enregistraments discogràfics fets per Miguel Llobet (3 a duo amb Maria Luisa Anido).

AMB EL SUPORT DE

Pin It on Pinterest